Dudas

¿Necesitas un traductor, pero aún hay un par de cosas que no tienes del todo claras? Quizá puedas encontrar respuesta a tus preguntas en esta sección.

  • ¿Cuánto me va a costar? ¿Cuáles son vuestras tarifas de traducción?

Signo de interrogación en un círculoPara poder fijar tanto el precio como la fecha de entrega de una traducción, lo primero que necesitamos saber es el número de palabras del texto original.

Algunos traductores trabajan con un precio fijo por página, pero nosotros, no. Desde nuestro punto de vista, la forma más precisa de realizar una estimación es tomar como referencia el número exacto de palabras. Al fin y al cabo, cada documento es distinto.

Otros factores que condicionan el precio final son el nivel de tecnicidad o especialización del texto, la urgencia o el formato.

Desgraciadamente, todos ellos son rasgos que resulta complicado medir de forma objetiva, por lo que si quieres saber cuánto te puede costar una traducción o revisión, lo mejor es que nos envíes el texto para que le echemos un vistazo y te demos un presupuesto ajustado a la realidad.

  • ¿Con qué idiomas trabajáis?

Los idiomas con los que solemos trabajar son: castellano, inglés, francés y portugués. Si quieres saber exactamente cuáles son nuestras combinaciones, puedes consultar la tabla que aparece en la sección “Traducción“.

  • ¿Necesito los servicios de un traductor o de un intérprete?

La diferencia esencial entre estas dos disciplinas reside en el formato de lo que se traduce. En pocas palabras, el traductor trabaja con textos escritos y el intérprete con textos orales.

Nosotros no prestamos servicios de interpretación, ya que nuestra actividad se centra en los textos escritos. Los traducimos, revisamos y corregimos por ti y les damos la forma que tú quieras.

Si deseas obtener más información sobre nuestros servicios y especialidades, echa un vistazo a la sección “Servicios“.

  • ¿Hacéis traducciones juradas?

No. La traducción de documentos oficiales (como certificaciones académicas, documentos legales de muy diversa naturaleza, etc.) solo las pueden realizar aquellas personas acreditadas por el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación.

Si quieres saber si hay algún traductor-intérprete jurado en tu localidad, puedes consultar el listado oficial de traductores jurados en la página web del Ministerio. En este documento, dividido por idiomas y provincias, suelen incluirse también los datos de contacto de cada traductor, por lo que te resultará más fácil localizarlos.

  • ¿Por qué contratar a un traductor profesional? ¿Merece la pena?

Si merece la pena o no es algo que debes decidir tú, pero nuestra respuesta a esa pregunta está clara: “depende”. Depende de la finalidad de la traducción, es decir, de para qué vayas a utilizarla.

Si es un documento que vas a enseñar a otras personas (y, por tanto, es importante que se entienda bien), que incluso quieres publicar o que va a influir en la imagen que das a los demás de ti mismo o de tu empresa, entonces, no hay duda. Es mejor que confíes en un traductor profesional. Solo así podrás estar seguro de que no se queda (y, lo que es más importante, no se tergiversa) nada por el camino.

A pesar de lo que generalmente suele pensarse, para traducir no basta con saber muy bien dos idiomas, ya que la labor de un traductor va más allá de la mera equivalencia de palabras. Un profesional, tras haberse formado específicamente para ello y haber acumulado años de experiencia a sus espaldas, es experto en ambas culturas (la de partida y la de llegada), está familiarizado con ambos sistemas tipográficos y gramaticales, conoce bien las diferencias de estructura y formato de los documentos en ambos idiomas, así como las diferencias de estilo, tono, sentido del humor, etc. y hace todas las adaptaciones que sean necesarias para no herir ninguna sensibilidad y lograr que el texto llegue al destinatario tal y como tú quieres.

En definitiva, contratar a un traductor profesional es una inversión que puede ahorrarte dinero y muchos problemas.

  • ¿En qué formato tengo que enviaros el documento?

Lo más cómodo, tanto para nosotros como para ti, es que nos facilites el documento en un formato de texto editable (documentos de Word, rtf, texto plano, etc.).

Si esto no es posible y nos envías el documento en un formato no editable (como PDF, formato imagen, etc.), tendremos que tratar el texto antes de poder trabajar con él y remaquetarlo, lo que requiere más tiempo y, por consiguiente, un precio algo superior.

Si hay algo que aún no tienes claro o quieres hacernos cualquier otra pregunta, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.